Seleccionar página

El Kiwi es una fruta ovalada de unos 6 cm. de diámetro con un sabor bastante ácido, es similar al de la grosella o la fresa. Suele ser un alérgeno frecuente, sobre todo por su piel. Su origen es de una gran área de China, sobre todo de los bosques del valle del río Yangtsé. Fue introducida en Nueva Zelanda en 1904, y desde entonces ha sido cultivada en muchas regiones templadas. Es una de las frutas con mayor cantidad de vitamina C. Anteriormente era conocida como la grosella china por su color y sabor. En China se descubrieron aproximadamente unas 53 especies, 5 variedades y 15 formas del Kiwi. Los principales productores son China, Italia, Nueva Zelanda, Irán, Grecia, Chile, Turquía, Francia, Estados Unidos y Portugal. 

¡Conoce más sobre esta exótica fruta!

¿El kiwi de donde viene?

El kiwi es una baya comestible con piel delgada de color verde parduzco y cubierta con abundantes pelillos rígidos y cortos de color marrón. La pulpa, firme hasta que madura completamente, es de color verde brillante jugosa y tiene unas pequeñísimas semillas negras dispuestas en torno a un corazón blanquecino.

Esta maravillosa fruta de color verde, aunque también existe el kiwi amarillo y el kiwi rojo, se ha convertido en indispensable en muchos hogares por sus numerosas propiedades y beneficios para la salud. Tiene el doble de vitamina C que una naranja. Es una fruta básica que se puede adquirir fácilmente en cualquier supermercado, tienda o frutería. 

Para conservar esta fruta en estado fresco es necesario que esté sometida a una temperatura de 0 °C, con una humedad relativa de 90-95 %. El 1-metilciclopropeno favorece su conservación, da igual que el tratamiento se realice antes de la introducción en cámara fría, como que se efectúe durante el período de conservación. Esto es porque el kiwi es muy sensible a la presencia del etileno, y el 1-metilciclopropeno inhibe la percepción del etileno por parte de fruto.

En una cámara fría se puede extender su vida entre tres y cinco meses, dependiendo de las variedades cultivadas. Si se utilizan atmósferas controladas, se recomiendan niveles de oxígeno de 1-2 % y niveles de CO₂ de 3-5 %.

Cultivo del Kiwi

Las raíces del kiwi sufren asfixia con facilidad, por eso su cultivo debe realizarse en suelos profundos, bien drenados, que sean ricos en materia orgánica y de reacción neutra o ligeramente ácida. El suelo ideal para el cultivo del kiwi tendría que tener el 65% de arena, el 25% de limo y el 10 % de arcilla.

En cuanto a las condiciones climáticas ideales para el cultivo del kiwi, es necesario tener cuidado con las heladas primaverales, porque unas temperaturas de -2°C ó -3°C durante varias horas pueden destruir las primeras brotaciones. En invierno puede soportar temperaturas de hasta -20º. La instalación del sistema de riego por aspersión o de estufas ofrecen la posibilidad de protección contra las heladas primaverales, pero tienen el inconveniente que encarecen los cultivos. El viento puede causar rotura en hojas, brotes, y flores, también puede dificultar la interferencia del trabajo polinizador de las abejas, así que es conveniente plantearse la instalación de cortavientos. 

Si desciende la humedad relativa ambiental por debajo del 60% puede perder excesivamente agua por transpiración, produciéndose daños en el crecimiento y en el desarrollo de los frutos. La instalación de riego por microaspersión a una cierta altura próxima al follaje permite mejorar la humedad relativa ambiental. El nivel óptimo tiene que estar entre el 75 y 80 %. La pluviometría debe oscilar entre 1.300 y 1.500 mm, distribuida homogéneamente durante todo el año

Variedades del kiwi

Hasta hace una década solo había una variedad comercial, la Hayward, que era la que se cultivaba en el mundo entero y que todavía sigue formado la base de casi todas las plantaciones comerciales. Recientemente se ha introducido en el mercado otras variedades de kiwi verde tipo Hayward. En España, los cultivares de kiwi de tipo Hayward son los más difundidos, aunque algunos introdujeron después clones como Hayward K, Hayward 8 y Top Star. Hay 3 grandes variedades botánicas, las cuales son: chinensis, hispida y setosa. De entre las formas cultivadas prevalece la A. Chinensis var. hispida. La gran mayoría de las variedades actuales que se cultivan provienen de tierras neozelandesas. 

Los tipos de kiwi más conocidos son: 

Kiwi verde: 

Es el más conocido a nivel mundial, tiene un alto contenido en vitamina C. Es dulce pero con un punto de acidez exquisito. Se conoce también como Kiwi Zespri. 

Kiwi Hayward: 

Es uno de los tipos de kiwi más grandes, tiene una cáscara marrón peluda con pequeños pelos. Su pulpa verde es muy jugosa y tiene una durabilidad de alrededor de 6 meses si se le conserva bien.

Kiwi Hayward clon 8: 

Es un híbrido que procede de Grecia. Tiene una maduración más rápida y resiste bien las bajas temperaturas y la escarcha invernal. 

Kiwi Top Star: 

Es una modificación del Hayward, pero aun así carece de vello en la cáscara. Su tamaño es mediano. 

Summer Kiwi

Procede de varios cruces controlados de varias especies. Tiene un sabor mucho más dulce, de menor peso y un tiempo de cosecha mucho más rápido 

Kiwi amarillo:

  Su fruto es muchísimo más dulce que el tipo de Kiwi Verde. No existe en su sabor el toque ácido característico. La pulpa es amarilla intensa, no es del color verde habitual. Es la segunda especie más cultivada en el mundo.

Kiwi gold o kiwi dorado:

Recibe este nombre por el color de su pulpa, un dorado que hace contraste con el rojo y el negro de sus semillas. Tiene un delicioso sabor dulce pero con un toque tropical.  

Kiwi rojo: 

Es más dulce que otras variantes. Se caracteriza por tener la pulpa amarilla pero el centro rojo. Es completamente natural y dispone de una excelente durabilidad. 

Los beneficios del kiwi

El kiwi es una fruta con muchas propiedades y beneficios para la salud. Entre ellos destacan: 

Es un antioxidante muy potente: 

Al ser una fruta rica en antioxidantes, como las clorofilas, los carotenos o la luteína,

previene el envejecimiento prematuro y los radicales libres. El kiwi previene la diabetes, el cáncer, el estreñimiento, la obesidad, las cataratas, etc.

Combate la anemia: 

El kiwi tiene abundante cantidad de vitamina c que ayuda a absorber el hierro, y por eso comer kiwi es muy eficaz para prevenir la anemia. Es una fruta adecuada en casos de anemia ferropénica tomándolo con alimentos o con suplementos rico en hierro. En caso de embarazo también es muy recomendable, ya que las mujeres embarazadas tienden a perder hierro.

El kiwi combate el estreñimiento

Es un gran laxante natural por su alto contenido en fibra. Las fibras retienen el agua y hacen que las heces sean más blandas, es un importante laxante natural. Al contener abundante agua favorece el tránsito intestinal y la digestión.

Es eficaz contra el síndrome del intestino irritable

Es una fruta muy buena para mejorar los problemas digestivos, contiene actinidina que es una enzima que ayuda a descomponer las proteínas de los alimentos que tomamos más rápidamente. Si quieres evitar la sensación de pesadez o hinchazón prueba a comer un kiwi durante las comidas. Ayuda a reducir el tiempo de tránsito intestinal y reduce los síntomas de dolor abdominal, diarrea, hinchazón, estreñimiento, etc

¿Padeces de insomnio? ¡Pues el kiwi es tu fruta!:

Si comes kiwis a diario te ayudarán a mejorar la cantidad y calidad del sueño. La razón es porque tiene altos niveles de ácido fólico y triptófano, que junto a la serotonina y vitamina c ayudan a dormir y a conciliar el sueño más rápidamente.

Calma los nervios:

El kiwi es un cítrico muy apropiado para los nervios, el estrés y la ansiedad. Contiene grandes cantidades de vitamina c que reduce los niveles de cortisol. 

Protege la piel y los huesos:

Tiene un gran contenido de minerales como cobre, magnesio o potasio, que ayudan a nuestros huesos y dientes. También ayudan a la producción de colágeno que previene el envejecimiento. Favorece la cicatrización de las heridas y protege la piel del sol. 

Mejora la circulación de la sangre: 

El kiwi es rico en vitamina E y ácidos grasos, esto ayuda a fluidificar la sangre y a prevenir los trombos, coágulos, o derrames. Además, el kiwi es bueno para el colesterol por su alto contenido en fibra.

Previene gripes y resfriados: 

El kiwi tiene más vitamina c que las naranjas, y este componente es muy beneficioso para nuestra salud. Tomar 1 o 2 piezas al día será suficiente para aportar a tu cuerpo toda la vitamina c que necesita al día. La vitamina c junto con el ácido fólico que también contiene ayudan a prevenir gripes y resfriados, aumenta nuestras defensas y nos ayuda a producir más glóbulos blancos, más glóbulos rojos, y anticuerpos. Mejoran nuestro sistema inmunitario.

El kiwi es bueno para los diabéticos: 

El kiwi reduce el azúcar en la sangre. Gracias también a su contenido en fibra ayuda a atraer el agua convirtiéndola en una especie de gel, esto ayuda a que los azucares en la sangre avancen más lentos.

Cómo cocinar el kiwi

El kiwi es una fruta que no solo se come a bocados para desayunar por las mañanas o como postre tras las comidas o cenas. Es una fruta que se puede cocinar para disfrutarla de distintas maneras, en ensaladas, en tartas, en bizcochos, en salsas, en zumo, en batido, como mermelada, como helado, etc. El kiwi es refrescante, herbáceo, ácido y dulce en su punto justo de maduración, con más vitamina C que la naranja. Pero tiene un problema, y es que muy poca gente imagina como utilizarlo más allá que en una ensalada. 

Entre las recetas que se pueden hacer con kiwi podemos encontrar una refrescante ensalada templada con kiwi, calabaza y tomates asados, unos tacos de gamba con salsa de kiwi picante, una deliciosa tarta de kiwi o un esponjoso bizcocho de kiwi y plátano. Además, se puede utilizar para hacer mermelada de kiwi y batido de kiwi. 

Bizcocho de kiwi y plátano

La receta de bizcocho de kiwi es muy saludable y apetecible a cualquier hora del día. Es jugoso, muy tierno, cremoso y húmedo, conforme pasan …
Leer más