Seleccionar página

El melón es una fruta muy refrescante que se consume sobre todo en los meses de verano, aunque hoy en día se puede consumir también durante todo el año. Es muy jugosa, aporta mucha agua, por lo que es ideal para hidratarse en los días más calurosos. Además, es una fruta con poco aporte calórico y con grandes propiedades nutricionales. Destaca también por su versatilidad, ya que se puede utilizar en la elaboración de todo tipo de platos: entrantes, ensaladas, postres, primeros platos, etc.

A España llegó a través de las rutas comerciales de Cártago Nova, actualmente Cartagena. Actualmente, somos un gran país productor de melón, con variedades como el melón de alger, melón de piel de sapo, melón tendral y el melón amarillo

¡Vamos a conocerla un poco más! 

Melón o cucumis melo 

El melón es fruto de la melonera, una planta que posee tallos blandos y pilosos que crecen al ras del suelo. Se cultiva en la temporada veraniega. Su pulpa es aromática, jugosa y dulce, puede ser de color blanca, amarilla, verde o incluso anaranjada dependiendo de su variedad. En el centro tiene numerosas pepitas.

Existen diferentes tamaños en función de la variedad y de las condiciones de cultivo. Los melones más pequeños pueden llegar a pesar 40 gramos y los más grandes unos 20 kilos.  Las variedades que más se usan pesan entre más de medio kilo y menos de 5 kilos. 

El nombre científico del melón es cucumis melo.

¿Cómo se cultiva?

El melón es una fruta que necesita de al menos 15 º C para germinar, aunque la temperatura óptima se sitúa en torno a los 32 º C. La siembra se hace a mediados de la primavera y al aire libre. Es capaz de sufrir la sequía por periodos largos y reemprender su crecimiento cuando cesa esta.

Al regarla hay que tener cuidado en no mojar sus hojas porque se pueden podrir, por eso es mejor hacer un riego por surcos. Se puede cultivar en terrenos de secano pero nunca en bancales. En invernaderos también es posible cultivarlos durante todo el año.

Tipos de melones

Se distinguen varios tipos de melón y dentro de cada tipo existen múltiples variedades que difieren en su aspecto, propiedades y modo de cultivo. Los tipos más cultivados son:

  • Melón cantalupo: Son melones de carne de color anaranjada y pesan entre 0,5 Kg y 5 Kg. Dentro de este tipo hay una variedad llamada melón charentais, que se caracteriza por sus grandes beneficios para la salud, ya que fortalece las defensas y ayuda al tránsito intestinal.
  • Melón piel de sapo:  Es una variedad de las más cultivadas en España debido a que es originaria de aquí. Se caracteriza por tener una piel verde con manchas oscuras y pesa entre 1,3 y 4 Kg. 
  • Melón Galia: Es de tamaño muy reducido pero proporciona un gran sabor. Es completamente redondo y su piel externa es una mezcla perfecta entre los colores amarillo y naranja. 
  • Melón amarillo: Es de origen europeo y se caracteriza por su color amarillo. Pero dentro de este tipo podemos distinguir el melón amarillo oro y el melón amarillo canario. 
  • Melón chino: Es una variedad de melón pequeño y redondo con la pulpa anaranjada. Tiene un excelente sabor dulce, lo que le hace ser muy apropiado para elaborar con postres. 
  • Melón de alger: Es el melón español por excelencia y todo un referente a nivel mundial. Dentro de este tipo está la conocida variedad de piel de sapo.
  • Melón tendral: Es el melón de invierno. Se caracteriza por tener una piel muy rugosa y dura de color verde. Su pulpa es blanca y poco sabrosa. 

Propiedades y beneficios nutricionales del melón

El melón es una fruta refrescante y ligera porque un 92% de su composición es agua y solo tiene un 6% de azúcares. Por tanto, el melón tiene azúcar pero poco. Destaca por contener potasio y magnesio. En cuanto a las vitaminas que aporta, según sea la variedad tendrá mayor o menor cantidad de betacarotenos, vitamina C, vitamina A y ácido fólico. Los melones con pulpa anaranjada son los que más cantidad de betacarotenos aportan. Los melones reticulados son los que contienen mayor cantidad de vitaminas C, A, y ácido fólico. 

El melón tiene beneficios para la salud. Al contener antioxidantes como la vitamina C y los betacarotenos, ayuda a combatir los radicales libres que son perjudiciales para el organismo al dañar el ADN de los genes, las proteínas y las grasas. Por tanto, previene de enfermedades como el cáncer o cardiovasculares.

Las mujeres embarazadas deben incluir esta fruta en su dieta por contener altos niveles de ácido fólico, porque previene la espina bífida entre otras cosas. El melón aporta pocas calorías, así que es ideal para dietas de pérdida de peso. Además, es una fruta diurética, ayuda a eliminar líquidos, por eso es ideal para personas que sufren de hipertensión, cálculos renales o retención de líquidos. 

¿Cuándo comprar melón y cómo escogerlo?

La mejor temporada para comprar melón es en los meses de verano, es decir, desde junio a septiembre, que es cuando su sabor será más intenso debido a la maduración por el sol. Durante el invierno puedes encontrar el melón tendral, aunque ya se cultiva en invernaderos durante todo el año. El melón puede conservarse tanto dentro como fuera de la nevera. Si le falta madurar un poco cuando lo compres déjalo fuera unos días, pero una vez abierto es recomendable que se mantenga en la nevera.

Cuando vayas a comprarlo, tienes que fijarte que sea duro al tacto y que muestre firmeza. En cuanto al color, si están muy verdes significa que les falta madurar, así que descarta estos. Si sacudes el melón y oyes como una especie de chapoteo significa que está demasiado maduro. 

Cómo cocinarlo: Recetas con melón

El melón, como es dulce, se utiliza habitualmente para realizar postres, pero no hay que infravalorarlo como parte de primeros o segundos platos. La receta más popular es el melón con jamón, en el que la fruta se trocea en pequeñas porciones y se mezcla con el sabor intenso del jamón serrano produciendo un contraste de sabores dulce/salado espectacular. La receta de crema de melón fría también es bastante conocida.

También se puede utilizar como guarnición en platos de carne o pescado. En cualquier caso, para cocinarlo lo primero que se tiene que hacer al abrirlo es eliminar las pepitas y la corteza, después se corta en rodajas, y a partir de ahí ya se puede hacer dados del tamaño que necesites en función de la receta que vayas a hacer. 

¡Disfruta de estas fantásticas recetas con melón!